Somos Salud

Somos Salud

¿Podrían las mascotas ayudar a reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares?

Según una declaración científica de la American Heart Association, las personas que tienen perros o gatos como mascotas es posible que tengan menos riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, pero la AHA advierte que las evidencias son tan sólo sugestivas.

Después de revisar la documentación, el Dr. Glenn N. Levine, profesor del Baylor College of Medicine de Houston, y sus colegas hallaron que tener un perro o un gato en la vida de una persona se relacionaba con efectos cardiovasculares beneficiosos.

Beneficios de tener perro o gato

  • Aumento de la actividad física
  • Perfiles lipídicos favorables
  • Reducir la presión arterial sistémica
  • Tono autonómico mejorado
  • Disminución de las respuestas simpáticas al estrés
  • Mejor supervivencia después de un síndrome coronario agudo
Los estudios

Los estudios no son de ninguna manera definitivos, ni concluyentes. No prueban necesariamente que tener una mascota directamente cause una reducción en el riesgo de enfermedad cardiaca, enfatizaron los investigadores.

Concluyeron que los datos apoyaban una posible asociación entre la posesión de mascotas y la disminución del riesgo cardiovascular. "Vimos que los datos más sólidos de los perros ayudaban a aumentar la capacidad de ejercicio de sus dueños", dijo Levine a MedPage Today.

Y aunque los datos aleatorios sobre este tema son escasos, Levine y sus colegas concluyeron que podría existir un vínculo causal entre la posesión de mascotas y la reducción del riesgo cardiovascular, una vez más, los datos son más sólidos para la posesión de perros.

Los investigadores observaron dos ensayos aleatorios en su evaluación. Uno de ellos asignó al azar a 30 personas con hipertensión límite para que adoptaran un perro de un refugio o aplazaran la adopción.

A los dos y cinco meses de seguimiento, el grupo que adoptó a los perros tuvo una presión arterial sistólica significativamente más baja. Cuando todos los participantes adoptaron un perro, la disminución de la PA fue similar entre los dos grupos (Resumen presentado en la 22ª Sesión Científica Anual de la Society of Behavioral Medicine; 24 de marzo de 2001; Seattle, WA.).

El segundo estudio asignó al azar a 48 corredores de bolsa hipertensivos a la adopción de perros o gatos o a la no adopción. Los investigadores querían medir el nivel de reducción del estrés. En comparación con los que no son dueños de mascotas, los dueños de mascotas demostraron significativamente "aumentos disminuidos en la presión arterial sistólica y diastólica, la frecuencia cardíaca y la actividad de la renina plasmática cuando se exponen al estrés mental a los 6 meses" (Hypertension 2001; 38: 815-820).

Los datos sobre la propiedad de mascotas y la hiperlipidemia son escasos, pero las tendencias hacia reducciones modestas en el colesterol total para los dueños de mascotas.

Los estudios que analizan la obesidad y la propiedad de las mascotas han sido contradictorios debido a varios factores, entre los que se incluyen el tipo de mascota, las diferentes poblaciones de pacientes y la interacción entre el propietario y la mascota, señalaron los investigadores.

Sin embargo, "pasear a los perros, a diferencia de tener mascotas o perros, parece estar asociado con una menor incidencia de obesidad", anotaron.

Finalmente, en personas sin enfermedad cardiovascular, la propiedad de mascotas no pareció tener un impacto sobre la supervivencia. Por el contrario, la posesión de perros en aquellos con enfermedad cardíaca establecida se asoció fuertemente con una disminución de la mortalidad, siendo la probabilidad de mortalidad cuatro veces mayor para aquellos que no tenían perro.

Con base en la evidencia, la AHA recomienda que la posesión de mascotas, particularmente la posesión de perros, puede ser razonable para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares (Clase IIb; Nivel de Evidencia B).

Una segunda recomendación establece que la adopción, rescate o compra de mascotas no debe hacerse con el propósito principal de reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular (Clase III; Nivel de evidencia C).

En conclusión, los autores afirman que "se necesita claramente más investigación sobre este importante tema, incluyendo estudios sobre la modificación de los factores de riesgo, la prevención primaria y la adquisición de mascotas como parte de una estrategia de reducción del riesgo secundario".

Política de Privacidad | Aviso Legal | Política de cookies

© 2019 Terra Somos Vida - Una web de información sobre consejos, noticias, etc... para sentirnos vivo.
Terra Somos Vida es un portal independiente
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados

Please publish modules in offcanvas position.