Somos Salud

Somos Salud

Moléculas sospechosas se entrecruzan en el autismo, la esquizofrenia y el trastorno bipolar

Son cada vez más las pruebas que llevan a pensar que algunos trastornos mentales comprarte muchos de los factores de riesgos genéticos. Hace no mucho, los investigadores de este campo han descubierto que esta superposición se extiende incluso al nivel molecular. Algunos de estos sospechosos genes se activan y desactivan de manera similar en los cerebros de las personas con trastorno del espectro autista (TEA), esquizofrenia y trastorno bipolar. Estas firmas molecures abre un nuevo área de estudio para obtener pistas sobre que está funcionando mal en el cerebro cuando se producen estos trastornos, ofreciendo formas potenciales de tratamientos e incluso para su prevención.

Después de revisar la documentación, el Dr. Glenn N. Levine, profesor del Baylor College of Medicine de Houston, y sus colegas hallaron que tener un perro o un gato en la vida de una persona se relacionaba con efectos cardiovasculares beneficiosos.

Beneficios de tener perro o gato

  • Aumento de la actividad física
  • Perfiles lipídicos favorables
  • Reducir la presión arterial sistémica
  • Tono autonómico mejorado
  • Disminución de las respuestas simpáticas al estrés
  • Mejor supervivencia después de un síndrome coronario agudo
Sobre la pista de estos trastornos mentales

En busca de tales pistas, los doctores Daniel Geschwind y Michael Gandal de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), y sus colegas, examinaron la expresión génica en cerebros postmortem de personas a las que se les había diagnosticado trastorno del espectro autista (TEA), esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno depresivo mayor o alcoholismo. Uno de los mayores esfuerzos de este tipo hasta la fecha, el estudio, financiado por el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), aprovechó los recursos de datos moleculares cerebrales recopilados a través del consorcio PsychENCODE, financiado por el NIMH, una colaboración para compartir datos entre los beneficiarios del NIMH.

Como se informó el 9 de febrero de 2018, en Science, el estudio demostró - por primera vez - que los trastornos con una gran superposición en los factores de riesgo genéticos también tenían una gran superposición en los patrones de expresión génica y disfunción compartida en vías moleculares similares. Por ejemplo, los investigadores encontraron que las funciones sináptica y neuroinmunitaria se vieron igualmente afectadas en el autismo, la esquizofrenia y el trastorno bipolar.

Resultado de los estudios

"Los resultados avanzan en la comprensión de cómo los factores de riesgo a través de muchos genes contribuyen al desarrollo de diversos trastornos mentales, en combinación con factores ambientales", explicó la Dra. Geetha Senthil, de la Oficina de Coordinación de Investigaciones Genómicas del NIMH. "El estudio también resalta la importancia de los esfuerzos científicos en equipo a gran escala para obtener información sobre la biología subyacente a los trastornos mentales."

El solapamiento de las firmas moleculares en ciertos trastornos mentales se refleja en las correlaciones de la expresión génica entre los trastornos mentales. Por ejemplo, la esquizofrenia (SCZ, por sus siglas en inglés) y el trastorno bipolar (BD, por sus siglas en inglés) mostraron la mayor superposición de expresiones genéticas, seguidos por el trastorno del espectro autista (ASD, por sus siglas en inglés) y la esquizofrenia (SCZ, por sus siglas en inglés). Se han encontrado patrones similares de superposición entre los genes de riesgo de los trastornos.

Fuente: nimh.nih.gov

© 2017 Newskit. All Rights Reserved.Design & Development by Joomshaper

Please publish modules in offcanvas position.